Comida & Bebida

El pastel

¡Una boda no es boda sin el pastel! Y no solamente por tener algo dulce… porque en ese caso tenemos el postre y la mesa de postre, sino que aunque puedas tener muchos otros elementos dulces en tu boda, el pastel tiene un significado especial. Y, además, con él puedes seguir algunas tradiciones mucho después de tu boda.

El pastel tiene varios significados, por ejemplo… dicen que la novia nunca debe de hornear su propio pastel porque es de mala suerte, querrá decir que ¡toda su vida tendrá que estar trabajando! Pero sí debe de ser la primera en partirlo (y pedir un deseo al momento de hacerlo) con el apoyo del novio.

Además de ser un muy rico postre, el pastel de bodas significa la abundancia que tendrá la familia y es la primer “comida” que se comparte en familia con todos tus invitados (junto con la cena, por supuesto). Por eso debe de ser especial y ¡grande!

También se dice que el pastel está muy ligado a la novia y por eso te recomendamos que la decoración del pastel sea acorde a ¡tu vestido de novia! Ya sea con algún accesorio, texturas, decoración de la mesa del pastel, o lo que sea, pero trata de que haya algún elemento en común entre tu estilo y el de tu pastel.

Tip Bridalog: Una tradición dice que debes congelar un pedazo de tu pastel y servirlo para el bautizo de tu primer hijo. ¡Eso mismo hizo Kate Middleton! Para el bautizo de su bebé, sirvió un piso de su pastel de bodas real.

Pero para no dejar al novio atrás, también se acostumbra que haya un pastel “del novio”, generalmente es de chocolate o de algún sabor que sea el favorito del novio. Algunas novias piden varios pasteles pequeños de diferentes sabores para decorar una mesa, ésa es otra opción para darle importancia a este elemento tan rico e importante y hacer que se vea muy bien como acento decorativo.

Guarda un pedazo de pastel
Existe una tradición muy antigua que dice que debes de guardar un pedazo de tu pastel de bodas, congelarlo y comerlo en alguna ocasión especial. Esto se usaba principalmente cuando los pasteles eran de varios pisos y se guardaba el de la cima; pero ahora puedes mandar pedir una réplica de tu pastel en versión pequeña y guardarlo en el congelador.

La idea es que lo descongeles en tu aniversario, cuando esté lista su primera casa o en alguna cena especial con sus papás. Según la tradición original, deberías descongelarlo en el festejo del primer año de casados y el bautizo de tu primer hijo –¡¡acuérdate que antes el único propósito de casarse era tener hijos y para el año, ya debían de estar bautizando al primero!!

¿Harás algo especial con tu pastel de bodas? ¿Qué otra tradición conoces?