Los Detalles

¿Qué maleta llevarte a la luna de miel?

Una de las cosas más emocionantes a la hora de planear una boda es, sin duda, ¡la luna de miel! Un viaje único que nunca se repetirá y que además es donde muchas veces se involucran más los novios, sobre todo a la hora de elegir el lugar y las actividades que pueden hacer en su destino.

Pero entre tanta planeación de la boda en sí, puede que dejes para el final el empacar tu maleta y, si no tienes en mente una que otra cosita que te diremos aquí, puede que sufras con inconvenientes de último minuto. Así que, ¡pon atención!

Ya en otras ocasiones te hemos contado cómo hacer tu maleta, qué debes de llevar, etc. (Si aún no tienes tu lista, revisa nuestro artículo Lo básico para empacar ), pero también debes tomar en cuenta las maletas que eliges, porque serán sus compañeras de aeropuerto y más vale tenerlas de aliadas.

¿Cómo debe de ser tu maleta?
En pocas palabras… ¡ligera y fácil de transportar! Sabemos que hay muchos juegos de maletas con diseños muy padres que pueden convencerte fácilmente, pero piensa en que si llevas maletas pesadas, menor será el peso del equipaje que puedes documentar. Y, lo que es peor, mayor será el peso que estarás cargando de un lugar a otro en tus vuelos.

Así que fíjate bien en que sean maletas ligeras y, para una transportación más sencilla, ¡de 4 ruedas! Si vas a aterrizar en un aeropuerto grande, las rueditas de tus maletas serán tus mejores amigas. Piensa en que llegarás muy cansada al viaje (y regresarás todavía más cansada) y complicarte la existencia no es opción. A diferencia de las de 2 rueditas, las de 4 son más fáciles de manejar porque puedes sencillamente empujarla y ¡listo!

Tip Bridalog: ¡Llévate maletas de 4 ruedas! Son mucho más fáciles de transportar y te cansarás menos. Y, ¡guarda bolsas compresoras por si compras muchas cosas y ya no te caben en las maletas de regreso!

¿Cuántas me llevo?
Ya sé que tienes un millón de outfits listos para estrenar en tu luna de miel y que te enamoraste de todos y no quieres dejar ninguno; pero sí debes de ser muy consciente a la hora de empacar. Sencillamente no puedes llevarte todo, y no te conviene llevar tus maletas a reventar (¡¿dónde vas a guardar todo lo que compres?!) así que limítate a 4 maletas por los dos, ¡de los tamaños que quieras pero máximo 4! porque después no vas a poder transportarlas.

Trata de balancear lo que llevas en cada una. Por ejemplo, no guardes en una todas tus pijamas o todos tus zapatos, ¿qué pasará si se pierde una y te la entregan un día después? Mejor lleva un cambio de “rescate” en cada una (para él también, ehh!).

Y además puedes llevar una mochilita o carry on que subas contigo al avión; ésta puede rescatarte si te pasas de peso y puedes guardar el excedente ahí. Pero principalmente aquí tienes que guardar tus documentos (pasaportes, boletos de avión, reservaciones) y un cambio con el que puedas sobrevivir por lo menos un día.

¡Prepárate bien y llévate una maleta que no los haga sufrir!