Los Detalles

Mi día con Rafa Ibañez

A Rafa lo conozco desde hace mucho tiempo, desde antes de casarme empecé a ver su trabajo y me clavé muchísimo porque sus fotos se me hacían muy diferentes a lo que había en ese entonces, porque se enfoca mucho en los detalles y en los momentos y es por eso que dije: “Él va a ser el fotógrafo de mi boda”

En mi boda me cayó muy bien porque nos alivianó mucho el día, pues sabe cómo manejar a los novios y hacerlos que vivan sus emociones, por ejemplo: en una de las fotos nos veía muy tensos y le dijo a Luigi “cuando diga 3 vas a pellizcarle la pompi a Cordelia”  y yo ¡no sabía! entonces estábamos normal abrazados y en eso Rafa le dice: “uno, dos, tres” y Luigi ¡me pellizca! y aunque en la foto no se ve que lo hace, en ese instante nos atacamos de la risa y ¡pum! capturó ese momento.


Cuando estábamos abrazados, listos para otra foto, nos dijo: “Cierren los ojos y concéntrense en el lugar al que van de luna de miel. Imagínense el mar, siéntanlo y escúchenlo” así que cerramos los ojos e hicimos lo que nos dijo y eso también lo captó, salimos en las fotos con la cara súper relajada y se notaba nuestra paz interna.


Después de mi boda, me  tocó verlo trabajar en una sesión de una pareja y me impresionó muchísimo y se me quedó super grabado que antes de empezar le preguntó a la novia: “¿Qué tipo de fotos te imaginas en 10 años? si quieres ver una foto de tu novio de este momento, ¿como te la imaginas?” Y ella le dijo: “Me imagino una foto “profile”,  él sonriendo viendo a la cámara” y le preguntó lo mismo al novio para saber qué era lo que ellos esperaban de la sesión.

Luego él también les sugirió algunos spots porque es muy creativo y se fija muchísimo en la que hay alrededor, siento que le gusta hacer fotos más simétricas y desde otros ángulos.  En una de esas se tiró al piso e hizo la toma desde abajo y luego en otra jugó con las sombras, aprovechó unas bodegas que si las ves, pensarías que ese lugar no funcionaria para tomar fotos y… he makes it!

Ese día, pude ver todo su proceso creativo cuando está tomando las fotos, porque se queda pensado, te dice más o menos como quiere la foto, luego hace la prueba, dirige a los novios, los acomoda y lo mejor, es que sabe que decirles en cada toma para que se pongan en el “mood” de la foto que quiere lograr.