Mood & Feel

“El mejor consejo que me dieron el día de mi boda”

Cuando te vas a casar, todo el mundo trata de aconsejarte respecto al matrimonio y tu nueva vida y aunque la intención sea buena, debemos tener presente que cada pareja es distinta y que no todas esas recomendaciones nos van a servir.

Tengo una amiga que me dijo que me olvidara del famoso consejo de "Nunca se vayan a dormir enojados". Ese consejo puede que les funcione a algunas parejas, pero no a todas. Algunas veces la pareja necesita respirar un poco, dejar que el argumento se enfríe y al día siguiente resolver el problema.

Es por eso que el mejor consejo que me dieron y el que más me ha servido, fue que no nos permitiéramos llegar a la zona de confort como pareja. Es muy fácil caer en la rutina de quedarse en pijamas y ver tele todo el día ¡o todo el fin de semana! y aunque de vez en cuando no sea malo hacerlo, creo que realizar actividades juntos, hacen que las parejas sean más felices.

Una de esas actividades que pueden practicar es: ¡hacer ejercicio juntos! Aún y si estas en la caminadora y tu esposo al lado haciendo pesas, ese tiempo juntos puede ayudarlos a sacar frustraciones, les ayudará a producir endorfinas y hacerlos sentirse bien física y mentalmente.


Otra actividad puede ser tener un "date night" una vez a la semana. No tienen que salir a cenar o al cine. Simplemente pueden preparar algo de cenar juntos, en el asador y con una copita vino por ejemplo.

Ir a jugar boliche, pasear en bicicleta o realizar alguna de las cosas que hacían cuando eran novios, pueden sacarlos de la rutina y ponerle una chispa de diversión a su relación. La idea es que juntos encuentren la forma de compartir actividades que les gusten y que les ayudarán a fortalecer y disfrutar aún más su matrimonio.