Mood & Feel

Lo que ellos piensan

Planear la boda es una de las cosas más emocionantes en la vida de una mujer, pues a la mayoría nos ilusiona la idea desde que somos niñas, es algo que de alguna manera nos han inculcado y que es parte de la cultura de nuestro país.

En cambio a los hombres, aunque es un acontecimiento muy importante, no les causa la misma emoción y no es que no quieran casarse, sino que simplemente no son tan emocionales como nosotras, ellos son prácticos y más racionales en ese aspecto.

Es por eso, que a la hora de planear la boda pueden surgir varios conflictos, pues tu como novia, estarás enfocada por ejemplo en lo increíble que quieres lucir ese día con el vestido de novia o en el tipo de flores que quieres para que el salón se vea súper bonito y él, en cambio no le dará tanta importancia a eso, pero es probable que si al presupuesto.

O tal vez tratará de convencerte de economizar en algunas cosas e invertir más en otras como en su nuevo hogar o en el viaje de luna de miel.


Esto de alguna forma es normal, los hombres y las mujeres somos distintos por naturaleza y aquí lo importante es hacer acuerdos, no querer siempre tener la razón ni salirse con la suya, sobretodo porque la boda es de ambos, ¡no solo tuya! Y aunque es probable que él trate de ceder en la mayoría de las decisiones para tenerte contenta, debes tomar en cuenta siempre su opinión y escuchar lo que piensa, seguramente sus ideas también son buenas pues tendrán como finalidad el bienestar de ambos.

Nunca trates de convencerlo de hacer algo que no quiere, pues ese será el principio de una serie de conflictos que en un futuro pueden hacerse más grandes y dañar su relación.

La clave es respetar la opinión del otro, escuchar y tomar decisiones juntos, siempre disfrutando del proceso de planear uno de los día más importantes de sus vida.