Mood & Feel

¿Cómo aprovechar el tiempo entre misa y recepción?

Los nervios ya pasaron… acabas de salir de la iglesia, de la mano de tu esposo (sí, ¡ya es tu esposo!) y están felices por el gran paso que acaban de dar. Este día no se va a repetir jamás, los momentos que estés viviendo serán únicos y muuuuy especiales; por eso, tienes que exprimir hasta el último segundo de este día.

¿Cómo aprovechar entonces esos “tiempos muertos”? ¿Qué hacer entre la misa y tu recepción?

Así sean pocos minutos o hasta horas enteras… piensa desde antes qué harás en este inter, para que lo aproveches al máximo. Desde unos momentos para ti misma o con tu pareja, hasta comer algo… te harán relajarte y prepararte para agarrar energía y continuar con tu día. ¿Lista? Aquí te damos algunas opciones:

Lo básico: freshen up
Aunque sean 15 minutos, ocupa este tiempo para retocar tu maquillaje y peinado para que te veas perfecta al entrar al salón.

Si no tuviste tiempo de comer bien, ¡es hora de hacerlo!, piensa que muy probablemente a la hora de la cena todo el mundo quiera felicitarte, tomarse fotos contigo, etc., y es muy importante que estés bien alimentada… ¡no queremos que te vayas a sentir mal!

Y, también un must, ¡siéntate un ratito! Vas a estar muchas horas de pie y bailando, así que aprovecha los minutos en los que puedas sentarte y descansar.

Lo romántico: disfrútense
Es un comentario generalizado entre la mayoría de las novias: “la boda se te pasa rapidísimo”, “sólo recuerdas flashazos de tu día”, etc. etc.; entonces con más razón tomen un momento para disfrutarse como pareja. Con 10 minutos es más que suficiente: platiquen sobre su ceremonia y dejen que todas las emociones fluyan. Una vez que tuvieron SU momento… ¡a divertirse!

Si eres muy detallista y se te dan las palabras… escríbele una carta la noche anterior a la boda y entrégasela en este momento. Va a estar tan emocionado, que de seguro le va a llegar mucho tu detalle y será un bonito recuerdo de este momento.

Lo divertido: ¡empiecen la fiesta!
Todos sus invitados van a querer celebrar con ustedes, pero… ¿y si empiezan ustedes SU fiesta exclusiva? ¡Hagan un brindis especial, que sea sólo de ustedes dos! Pídele a tu wedding planner que les tenga listos una botella de champagne en una hielera dentro del carro. También pueden aprovechar y pedirle a una pareja de amigos que sean sus choferes de la iglesia a la recepción. ¡De seguro llegan con mucho más ambiente a la fiesta!

TIP BRIDALOG: ¡Es un día de ustedes! En el tiempo entre la ceremonia y la recepción, dedíquense un espacio para disfrutarse. Platiquen, abrácense y cuéntense lo que sienten en estos primeros minutos. ¡10 minutos son suficientes!

Lo típico: fotos y familia
Recuerda que este momento también es muy especial para tus papás y hermanos; entonces dedícales SU tiempo. Puedes ponerte de acuerdo con tu novio y prepararles un regalo a tus suegros y papás en agradecimiento por el apoyo en todo el proceso. ¡De seguro, no se lo esperan y lo agradecerán mucho!

Y finalmente, ¡tómate fotos con la familia! Es el momento en el que ya todos están listos y si hay muchos niños también ayuda que siguen arreglados, sin despeinarse. Pero avísales con tiempo sobre tu plan, para que lo consideren y que tu fotógrafo y wedding planner también lo sepan para que calculen los tiempos perfectamente.

¿Cuánto tiempo tienes entre la ceremonia y la recepción? ¿Cuál idea te gustó más?